Hace unos días me reuní con Vanesa y Miguel, representantes en el País Vasco de la Asociación por la regularización de la Gestación subrogada en España. Confieso que hasta entonces, yo aún no tenía una opinión clara al respecto, me asaltaban muchas dudas, pero quise escuchar sus motivaciones pues era consciente de que mi dificultad para posicionarme tenía que ver con el desconocimiento.

Conocí su historia: Vanesa nunca podría concebir en su propio útero puesto que una cardiopatía ponía en grave riesgo su vida, lo que suponía renunciar por consejo médico a concebir hijos de forma natural o por cualquiera de las técnicas de reproducción asistida que hoy por hoy están regularizadas en España. Compartieron conmigo su dolor, sus años de sufrimiento, las dificultades que suponía un proceso de adopción y la esperanza puesta en que en España se regularice la Gestación Subrogada como una técnica de reproducción asistida más.

,Vane y Miguel

Situación en España

En nuestro país la gestación subrogada es alegal: El artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida establece que el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o tercero es nulo de pleno derecho.

Sin embargo, la Instrucción de 5 de octubre de 2010 de la Dirección General de los Registros y el Notariado ha dejado sin contenido efectivo la prohibición de la gestación subrogada al contemplar la inscripción en el Registro Civil de niños frutos de esta técnica siempre que el procedimiento se haya llevado a cabo en un país en el que dicha técnica esté regulada, que uno de los padres sea español y que exista una resolución judicial que garantice, entre otros aspectos, los derechos de la mujer gestante.

En resumen: la situación es alegal porque, por un lado en España un contrato de gestación por subrogación es nulo de pleno derecho, pero por otro lado es posible la inscripción en el Registro Civil de niños nacidos por gestación subrogada en los que esta técnica esté regulada, que uno de los padres sea español y que exista una resolución judicial que garantice, entre otros aspectos, los derechos de la mujer gestante.

Esta ambivalencia y contradicción es además discriminatoria puesto implica que la gestación subrogada sea una opción sólo para que aquellos que dispongan de los suficientes recursos económicos para costear el tratamiento fuera de nuestras fronteras.

,

Utilizando bien el lenguaje

Una de los primeros aprendizajes en mi conversación con ellos fue la importancia del uso de un lenguaje adecuado. Muchas personas no conocen si quiera el término “gestación subrogada” e históricamente se ha venido hablando de “vientres de alquiler” concepto evidentemente despectivo y desafortunado por no ser en absoluto descriptivo de lo que supone la gestación subrogada. Tampoco es adecuado hablar de maternidad subrogada, puesto que partimos del supuesto de que la maternidad es por encima de todo una función, algo que no parece difícil de entender cuando hablamos de adopción o de donación de gametos.

Subrogar, según el diccionario de la Real Academia Española de la lengua, significa “Sustituir o poner a alguien o algo en el lugar de otra persona o cosa”, así pues, lo que se sustituye no es la maternidad, no es la función maternal, ni siquiera es el útero (vientre) puesto que el embarazo va mucho más allá, se sustituye la gestación, ni más ni menos.

Así que la forma correcta de nombrar las cosas sería: Gestación subrogada, mujer gestante por subrogación, y padres de intención o progenitores subrogantes.

Mis dudas

No siempre es fácil que los avances en la ciencia tengan una relación armoniosa con las leyes, la política y las cuestiones morales, éticas e incluso religiosas. Históricamente no nos ha resultado fácil asimilar ciertos avances, por ejemplo, en el campo de la genética, la experimentación humana de nuevos fármacos, y por supuesto en el campo de la medicina reproductiva. De los “niños probeta” han pasado ya más de 40 años y parece superada la polémica social que supuso el desarrollo de la técnica de reproducción asistida “Fecundación in vitro”.

No es extraño que todo lo que tiene que ver con intervenir en el curso normal de la gestación y reproducción humana asuste y nos preguntemos hasta dónde se puede llegar y hasta dónde deja de ser sensato llegar, dónde hay que situar los límites. Además, si a esto le sumamos términos que sugieren comercialización o mercantilismo (vientre de alquiler) la cosa asusta un poco más y genera cierto rechazo. Supongo que mis dudas, iban en este sentido.

Vanesa y Miguel me enseñaron y explicaron muchas cosas de entre las que voy a destacar las que más me llamaron la atención por uno u otro motivo:

  • La Gestación Subrogada está permitida y regularizada en muchos países (Estados Unidos, India, Ucrania, Grecia, Rusia, Reino Unido…) aunque con matices legales diferentes en cada caso.
  • En España, alrededor de 1.400 niños al año son inscritos en el Registro Civil, fruto de la Gestación Subrogada realizada en otros países (una cifra altísima).
  • Existen múltiples patologías médicas que impiden a una mujer gestar: Ausencia de útero, congénita o adquirida; Anomalía uterina significativa; Contraindicación médica absoluta del embarazo, tal como la hipertensión pulmonar; Condición médica grave que se pueda agravar por el embarazo o causar riesgo significativo para el feto, como la isoinmunización; el fracaso de múltiples FIV anteriores, inexplicables; Como alternativa al trasplante de útero. También está contemplada la Incapacidad biológica para concebir o tener un hijo, como es el caso del hombre solo o la pareja homosexual masculina.
  • Entre algunos de los requisitos que debe cumplir la mujer gestante está la de una posición económica estable, haber tenido hijos previamente, que no aporte nunca su óvulo, y que no pueda repetir la prueba en más de dos ocasiones.
  • La compensación económica a la mujer gestante viene motivada por los riesgos, dificultades y molestias que entraña el proceso: no sólo el embarazo, sino los reconocimientos médicos, la interferencia en su vida laboral, familiar, etc.
  • No sólo los padres de intención eligen a la mujer gestante, sino que la mujer gestante puede decidir si desea ayudar a una pareja en concreto o no.
  • Durante todo el proceso se facilita una preparación psicosocial y legal para que todas las partes lleven el proceso lo más armoniosamente posible.

 

Pero… ¿Qué dice exactamente la proposición de Ley sobre Gestación subrogada en España?

Básicamente se trata de regular una situación que, hoy por hoy, constituye una realidad tanto en España como en los países de nuestro entorno.

Algunas de los contenidos de la propuesta de ley son los siguientes:

,

  • La gestación por subrogación se realizará solamente cuando haya posibilidades razonables de éxito, no suponga riesgo grave para la salud, física o psíquica, de la mujer gestante por subrogación o la posible descendencia y previa aceptación libre y consciente de su aplicación por parte de la mujer gestante, que deberá haber sido anterior y debidamente informada de los riesgos y de las condiciones de la técnica.
  • El progenitor o progenitores subrogantes deberán haber agotado o ser incompatibles con otras técnicas de reproducción humana asistida.
  • La mujer gestante por subrogación deberá tener más de 18 años, buen estado de salud psicofísica y plena capacidad de obrar. Deberá haber gestado al menos un hijo sano con anterioridad, que éste esté vivo, y disponer de una situación socioeconómica estable y haber residido en España durante los dos años inmediatamente anteriores a la formalización del contrato de gestación por subrogación.
  • La gestación subrogada nunca tendrá carácter lucrativo o comercial. La compensación económica resarcitoria que se pueda fijar sólo podrá compensar las molestias físicas, los gastos de desplazamiento y laborales y el lucro cesante inherentes al procedimiento y proporcionar a la mujer gestante las condiciones idóneas durante tratamiento pregestacional, la gestación y el postparto. La compensación económica será con cargo a los progenitores subrogantes y a beneficio de la mujer gestante.
  • La mujer gestante por subrogación podrá tener o no cualquier clase de vínculo con los progenitores por subrogación.
  • Podrán ser progenitores o progenitor subrogantes todas las personas que, cumpliendo las condiciones fijadas en el artículo 2 de la presente Ley, formalicen el contrato de gestación porsubrogación de acuerdo con la misma. En el caso de parejas, las personas que la integren deberán estar unidas por el vínculo matrimonial, estar inscritas como pareja de hecho o mantener una relación análoga a las anteriores. El progenitor o progenitores subrogantes deberán ser españoles o haber residido en España durante los dos años anteriores a la formalización del contrato de gestación por subrogación. En caso de parejas progenitoras subrogantes bastará que uno de sus miembros cumpla la condición.

,

Esta es sólo una parte algunos de los contenidos que se recogen. Evidentemente, se recogen muchos más matices que son indispensables. El documento de propuesta de Ley completo en que poder hacerse una idea más concreta y pormenorizada de sus implicaciones podéis leerlo en el siguiente enlace:

,

Proposición de Ley de Gestación Subrogada

,

,

Mis impresiones

Tal vez mi primera impresión fue la de que, al margen de cada uno pueda forjarse su propia opinión, la gestación subrogada es ya una realidad, y considero un error cerrar los ojos a este hecho y pasar por alto su regularización en uno u otro sentido.

Por otro lado, surgió mi curiosidad por informarme más acerca del tema, ya no como sujeto social, o como mujer que recorrió un largo y duro camino hacia sus hijos a través de tratamientos de reproducción asistida, sino también por mi condición profesional como Psicóloga y más aún como especialista en Psicología Reproductiva, puesto que conozco el dolor, desde ambos lados, de la posibilidad que supone no poder ser madre.

Además conocer algunos hechos, como lo generalizado y normalizado que está el uso de esta técnica de reproducción asistida en algunos países, la cantidad de condiciones médicas que se beneficiarían de su uso, la enorme cifra de niños que llegan a España cada año nacidos a través de esta técnica y la enorme cantidad de parejas que tienen sus esperanzas puestas en que la propuesta de ley salga adelante… me han ayudado a conocer mejor las motivaciones, y despejar muchas dudas. Conocer, por ejemplo, algunos de los requisitos que rodean a la mujer gestante: el hecho de que ya haya tenido hijos propios previamente la sitúa en la realidad de lo que es un embarazo y los riesgos que entraña, es decir, que sepa bien qué es lo que va afrontar. Por otro lado, el hecho de que se la exija una posición económica media-alta, y de que se establezca un límite para prestarse como mujer gestante subrogada protege del riesgo de “comercializar con el embarazo” y que haya mujeres, hablando vulgarmente, “de profesión gestante”, lo que deja lugar a una motivación altruista más allá de la compensación económica. También me tranquilizó saber que la mujer gestante bajo ningún concepto aporta su material genético, de forma que la implicación emocional con ese embarazo es mucho menor, protegiéndose así tanto a padres de intención como a la mujer gestante.

Evidentemente son muchos los matices, y los debates que pueden surgir alrededor de este tema. Éstas son sólo algunas de mis impresiones, la semilla que me ha llevado a profundizar más desde lo profesional y lo personal , a leer, informarme e ir madurando mi opinión.

Mi más sincero agradecimiento a Vanesa y Miguel por el rato compartido juntos, que espero sea el primero de muchos.

 

Verónica Sanmartín, especialista en Psicología Reproductiva, fundadora y coordinadora de FertiPsi.

 

Más información:

,

Asociacion Gestacion SubrgadaSon nuestros hijos

,

,

Compartir

4 comments

Muchas Gracias a Verónica Sanmartín por mostrar la realidad de esta técnica de reproducción asistida , que tanta gente esta esperando a que se regule en España. Ya que es la única salida para muchas parejas y personas individuales de poder formar una familia.
Para mas información: www.http://gestacionsubrogadaenespaña.es/.

Gracias

Muchas gracias a vosotros, Miguel, por enseñarme tantas cosas. Enhorabuena por la labor que estáis realizando, desde vuestras asociaciones, para que la gestación subrogada sea regulada en nuestro país y por visibilizar a las miles de personas que se beneficiarían de esta técnica.

Un fuerte abrazo,

Verónica Sanmartín

Pues supuestamente sería una de las que están en contra de la legislación de gestación subrogada, no estoy en contra del procedimiento, no, pero pienso que con la legislación de gestación subrogada habrá mucho desorden en nuestro país, temo que los orfanatos puedan llenarse más de niños abandonados, porque es más fácil rechazarse de un niño en su país que en el extranjero.

Hola Alba,

Entiendo que es un tema que suscita muchas dudas a todos los niveles. No es sencillo forjarse una opinión clara al respecto. Un buen entendimiento de cómo es el proceso en los países en los que es legal y la propuesta de ley que se está llevando a cabo en España ayuda a tener las ideas algo más claras.

Un saludo,

Verónica

Deja un comentario

*