Hoy se ha dado la fatal noticia de una mujer de 22 años que ha ahogado a sus dos bebés gemelos en Phoenix, Estados Unidos. Este mismo mes, lamentábamos también la noticia de una mujer que degollaba a su bebé de 3 meses en un pequeño pueblo de Toledo. En ocasiones aparecen noticias similares en los medios de comunicación, tremendos sucesos que nos perturban, horrorizan y nos resultan incomprensibles, y que frecuentemente se relacionan con algunos términos (depresión, psicosis, enfermedad mental, etc.) que tienden a confundirse.

Pero ¿se deben siempre tales acciones a trastornos psicológicos asociados al período postparto?

.

.

Trastornos emocionales asociados al postparto

Los trastornos emocionales asociados al postparto son fundamentalmente 3: la melancolía postparto o Baby Blues, la depresión postparto y la psicosis postparto.

  • La melancolía postparto o Baby Blues: es relativamente habitual tras el parto. Se da entre el 50 y el 70% de las mujeres que acaban de dar a luz y se trata de una fase de adaptación en la que las mujeres se sienten cansadas, débiles, tristes y vulnerables. Normalmente estos síntomas desaparecen en pocos días (entre una y tres semanas), a medida que se van estableciendo rutinas, va produciéndose la recuperación física y vamos adaptándonos a las necesidades del bebé. Y no suelen necesitar atención especializada.
  • La depresión postpartoafecta aproximadamente al 13% de las mujeres (una de cada 8 ) Puede iniciarse en cualquier momento durante el primer año después del parto y puede durar hasta un año. Normalmente aparece alrededor del mes, alcanzando su intensidad máxima entre el segundo y el tercer mes. Es un trastorno grave del estado de ánimo, que no remite por sí solo, puesto que requiere de ayuda psicológica especializada.
  • La psicosis postparto: a menudo es considerada y confundida como una forma grave y extrema de la depresión postparto, pero lo cierto es que son trastornos muy diferentes. Como otros trastornos de la esfera psicótica, algunos de sus síntomas son: alucinaciones, delirios, pensamientos ilógicos, Insomnio, ansiedad extrema y agitación, o pensamientos suicidas u homicidas. Afecta a dos mujeres por cada mil que han dado a luz y presenta un 5% de tasas de suicidio y 4% de infanticidio. Es un trastorno muy grave que requiere atención psiquiátrica y psicológica exhaustiva.

 

Más atención a la prevención

Los factores de riesgo más relevantes de trastorno emocional postparto son: antecedentes psiquiátricos y psicológicos previos y alteraciones psicológicas durante el embarazo. Existen otros factores igualmente importantes como son: la falta de apoyo o un embarazo no deseado.

Ha de explorarse bien la historia psiquiátrica previa aunque en el momento del embarazo o el postparto la mujer se encuentre estable, porque se trata de un cambio importante en la vida y por lo tanto supone una crisis vital, en algunos casos, desestabilizante.

Los datos sugieren, que alrededor del 50% de mujeres que sufren depresión postparto no son diagnosticadas, y por lo tanto, no reciben el tratamiento médico ni psicológico adecuado. Además, es poco frecuente que durante el embarazo se exploren los antecedentes psicológicos de la mujer embarazada ni se preste atención a los síntomas psicológicos que aparecen durante el mismo.

Por otro lado, tanto en el embarazo como en el postparto, la mujer no suele hablar del malestar emocional que siente, puesto que a nivel social se consideran acontecimientos a celebrar y se le presupone a la mujer alegría, bienestar y felicidad, con lo que vive con culpa sus dificultades y no se atreve a comentarlas a médicos ni familiares.

.

¿Podemos decir entonces que siempre que una madre que comete un bebecidio se debe a un trastorno emocional del postparto?

No. No siempre hay un trastorno emocional postparto detrás, ni mucho menos podemos decir que una depresión postparto, término que generalmente se asocia a estas noticias, derive en consecuencias tan graves. Existen circunstancias sociales y económicas (más frecuente en países poco desarrollados) y los perfiles perversos o psicopáticos.

Generalizar siempre es peligroso, habría que conocer bien los detalles de caso y las características personales y psicológicas de quien acomete una acción de tal calibre, pero en cualquier caso siempre es una de las posibilidades que habría que contemplar, sobre todo para aprender a prevenir más situaciones así.

 .

Atender las necesidades emocionales en el embarazo y el postparto

En cualquier caso, es de vital importancia prestar atención al estado psicológico de la mujer desde el mismo momento en que ocurre el embarazo y hasta, al menos, un año tras el parto.

Entender que la llegada de un bebé no siempre es un camino fácil para muchas mujeres también puede ayudar a que las mujeres que sufren malestar en estas situaciones, hablen acerca de cómo se sienten con familiares amigos y profesionales de la salud y sean correctamente atendidas en sus necesidades emocionales.

.

Compartir

Deja un comentario

*