La infertilidad se define como la imposibilidad de tener un hijo de forma natural después de un año de mantener relaciones sexuales sin métodos de planificación. Se denomina infertilidad primaria, cuando la pareja no ha tenido hijos anteriormente e infertilidad secundaria, cuando la pareja tras haber tenido uno o más hijos no consigue un nuevo embarazo. 

,

La tasa de parejas afectadas por la infertilidad va en aumento, especialmente en los países desarrollados, en los que el retraso voluntario del plan reproductivo ha determinado un incremento progresivo de la edad de la maternidad y, al tiempo, un aumento de la incidencia de disfunciones reproductivas asociadas al envejecimiento germinal. En España, alrededor de un 15 y un 18% de parejas se ven afectadas por la infertilidad y aproximadamente el 90% de esas parejas acude a tratamientos de medicina reproductiva.

Puede deberse a factores femeninos, masculinos, mixtos o desconocidos. Actualmente también se consideran motivos sociales, la llamada infertilidad social.

.

La infertilidad femenina puede ocurrir cuando:

  • Un óvulo fecundado o el embrión no sobrevive tras fijarse al revestimiento del útero (matriz).
  • El óvulo fecundado no se fija al revestimiento del útero.
  • Los óvulos no pueden movilizarse desde el ovario hasta el útero.
  • Los ovarios tienen problemas para producir óvulos.
  • Algunos factores que se relacionan con la infertilidad femenina son: Trastornos autoimmunitarios, Defectos congénitos, Neoplasias (como miomas o pólipos) en el útero y el cuello uterino, Desequilibrios hormonales, Edad avanzada, Quistes ováricos y síndrome de ovario poliquístico (SOPQ), Infección pélvica o enfermedad inflamatoria pélvica (EIP), endometriosis, Enfermedad tiroidea, etc.

.

La infertilidad masculina puede deberse a:

  • Una disminución de la cantidad de espermatozoides.
  • Espermatozoides que resultan bloqueados y no pueden ser liberados.
  • Alteraciones de forma, número o movilidad de los espermatozoides.
  • Algunos factores que se relacionan con la infertilidad femenina son: Defectos congénitos, Tratamientos para el cáncer, por ejemplo quimioterapia y radiación, Consumo compulsivo de alcohol, de marihuana o de cocaína, Desequilibrio hormonal, Edad avanzada, etc.

.

La infertilidad mixta es aquella en la que coexisten tanto factores masculinos como femeninos.

,

La infertilidad idiopática o desconocida, es aquella en la que no se han detectado factores físicos que la justifiquen, lo cual no quiere decir que no existan, si no que la medicina reproductiva no es capaz de detectarlas todavía. Hay que tener en cuenta, que aunque la medicina reproductiva es una ciencia que avanza a pasos agigantados, no deja de ser una disciplina de reciente aparición.

,

La infertilidad social, es aquella en la que la dificultad para concebir no tiene que ver con la función reproductora, sino con circunstancias sociales que requieren técnicas de reproducción asistida para acceder a la maternidad, como mujeres sin pareja o parejas homosexuales.

,

Las estadísticas varían en función de los países, pero aproximadamente un 30% se debe a factores femeninos, un 30% a factores mixtos, un 25% a factores mixtos, y un 15% a factores desconocidos.

,

,

La medicina reproductiva es la disciplina médica que se encarga de la investigación y el tratamiento de la infertilidad con las técnicas de reproducción asistida. En la mayor parte de los casos, el proceso de diagnóstico, o las características particulares (mujeres sin pareja masculina, pacientes sin función ovárica) permiten determinar cuál de las alternativas terapéuticas disponibles es la más adecuada como primera línea de tratamiento, por ofrecer la relación más adecuada entre beneficios, complejidad, costes y riesgos.

.

Si deseas saber más sobre Infertilidad y Reproducción asistida, puedes consultar el documento de la Sociedad Española de Fertilidad en el siguiente enlace:

Guía “Saber más sobre Fertilidad y Reproducción Asistida”

 

Compartir

Deja un comentario

*